Comida sana

Calorías de la cerveza: valores nutricionales y producción

By  | 

La cerveza es una bebida de origen antiguo: según una leyenda ya muy extendida entre todos los admiradores de esta bebida, en la época de las primeras empresas nacidas entre el Tigris y el Éufrates -en el quinto milenio a.C.- la cerveza fue descubierta por casualidad, es decir, dejando fermentar al sol durante unos días de granos húmedos. Independientemente de la verdad de esta historia, es cierto que esta bebida es realmente antigua: una tabla sumeria que data del año 3700 a.C. lleva la cerveza entre los regalos ofrecidos a la diosa Nin-Harra, diosa de la fertilidad.

Producción de cerveza en España

La historia de la cerveza en España comienza con los pueblos íberos, pero prácticamente hasta entrados en el siglo XVII apenas hay referencias de su uso cotidiano.

Más tarde su popularidad más cercana comienza a mediados del siglo XIX, cuando se comienza a industrializar en toda Europa y a comercializar como bebida popular. La cerveza es el el primer alimento que inició su trayectoria desde las cocinas a la producción a gran escala gracias a la industria. A lo largo del siglo XIX los maestros cerveceros van incorporando mejoras tecnológicas a sus factorías hasta que se permite la producción a gran escala.

En el Siglo XX, se introducieron en el mercado las cervezas de baja fermentación (de 4º a 10º grados centígrados). En 1982 llega el punto de inflexión cuando el consumo per cápita de vino y cerveza se igualan. A pesar de todo, la media de consumo está muy por debajo de la media de la Unión Europea.

Qué es la cerveza: definición

La cerveza es una bebida de origen antiguo. De manera formal, la cerveza el producto obtenido por fermentación alcohólica con cepas de Saccharomyces carlsbergensis o Saccharomyces cerevisiae, mostos preparados con malta de cebada, tostada o no, y agua, amarrada con lúpulo. La malta de cebada podrá ser sustituida por malta de trigo, arroz u otros cereales, incluso partidos o molidos, o en forma de copos, o por azúcar y almidón hasta un porcentaje del 40 % del peso total del cereal utilizado.

La Unión Europea, establece sólo una cerveza con un contenido de alcohol inferior al 1% puede ser definida como no alcohólica, aunque en algunos países ese ratio legal es se reduce hasta el 0,8% o incluso el 0,5%.

Calorías y valores nutricionales

La cerveza, como todas las bebidas alcohólicas, aporta una cierta cantidad de calorías: 100 ml de cerveza contienen entre 40 y 65 kcal. La ingesta calórica viene determinada en su mayor parte por el contenido de alcohol -cuanto mayor sea el contenido energético- y por las sustancias contenidas en lo que se denomina extracto seco. Este último consiste principalmente en dextrinas, carbohidratos que se originan en el proceso de elaboración de la cerveza a partir de la degradación del almidón contenido en los cereales.

Valores nutricionales medios de una cerveza de 33 cl (330 ml):

– Calorías =125 kcal
– Hidratos de carbono = 7 g
– Grasas = 0 g
– Proteína = 2 g

La cerveza también contiene una buena cantidad de sales minerales y vitamina B6.

Barril de una fábrica de cervezas

Cualidades y propiedades beneficiosas de la cerveza

Según un estudio realizado en Holanda, la cerveza -gracias al buen aporte de vitamina B6- es capaz de ayudar a controlar la concentración de homocisteína: un aminoácido cuyo aumento está relacionado con el aumento del riesgo de ataque cardíaco.

Estudios realizados en la Universidad de Berlín confirman el valor preventivo del consumo de cerveza contra las enfermedades cardiovasculares.

Según los resultados publicados en la revista America Journal of Epidemiology, la cerveza, en virtud de su buena concentración de magnesio y mínima cantidad de calcio, promueve la diuresis y previene la formación de cálculos renales.

Todos los resultados positivos obtenidos se refieren a un consumo moderado de la bebida: máximo 500 ml al día.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *